Urbefincas

Edificios inteligentes, hogares de futuro

Los edificios inteligentes ya están aquí, pertenecen o son ocupados por grandes empresas pero muy pronto sus aplicaciones llegarán a nuestras comunidades de propietarios como ya lo están haciendo en las ciudades denominadas “Smart Cities” o ciudades inteligentes.

¿Te imaginas llegar al trabajo y que el portón del garaje reconozca tu matrícula y se abra, te reciba un café a tu gusto y que la temperatura y la iluminación de tu zona de trabajo se adecue a tus gustos personales?

Esta sensación ya es posible en el edificio más inteligente del mundo. Se llama The Edge, está en Amsterdam, es la sede de la empresa Deloitte y en él trabajan unas 2.500 personas.  Es como trabajar en una especie de “Gran Hermano” que controla cada paso que das, cada lugar que ocupas, tu rutina de gimnasio, tu temperatura ideal, todo ello gracias a los 28.000 sensores instalados en el edificio y a una app que cada empleado tiene en su smartphone.

Es la pura eficiencia en el más amplio sentido de la palabra. Se comparten escritorios de trabajo que solo se utilizan cuando son necesarios (solo hay 1.000 para 2.500 trabajadores) – se terminó el concepto de mismo espacio durante los 30 años que uno esté en la misma empresa- cada día se accede a una taquilla en función de la disponibilidad, el edificio sabe tu agenda diaria si es verano o invierno o si estás cansado y necesitas variar la altura de tu mesa para trabajar más cómodo.

En total son 40.000 m2 de oficinas que se han convertido en el edificio más sostenible del mundo con una puntuación del 98,36% según el Building Research Establishment.

Genera más energía de la que consume a través de paneles solares instalados a modo de ajedrez en su fachada sur y recoge el agua de la lluvia para utilizarla en los lavabos y la calefacción. Sus sensores inteligentes pueden apagar luces y sistemas de climatización si no se está ocupando una zona del edificio lo que permite un ahorro del  70% respecto a otros equipamientos de similares funciones.

El futuro ya está aquí y tenemos que estar preparados para asumir los cambios que también formarán parte de los edificios de viviendas particulares.  Desde luego llegar al trabajo así tiene que ser mucho más fácil y si esas condiciones se aplican a las casas también será mucho más agradable llegar a nuestro hogar.

Ahora tendremos que adaptarnos también a ser administradores de esas fincas tan inteligentes cuyos presidentes seguro que lo tienen mucho más fácil.

 

 

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *